La traducción y su precio

En London Book Fair un editor me dijo que pagar en una traducción 0.07€  por palabra es carísimo. Y a partir de nuestra conversación posterior quería escribir aquí sobre el precio de las traducciones. Como en tantos otros temas tenemos que distinguir dos tipos de usuarios de traducciones:

Consumidor final. La traducción servirá para comprender un escrito o para presentar una solicitud o para validar unos documentos en otro país (traducciones juradas). Aquí el valor de la traducción depende del uso que le vaya a dar. Por ejemplo, si el escrito es para entender una información legal o fiscal que puede afectarle a su economía y mucho, el valor de una buena traducción aumenta. Si es un papel que tiene que presentar ante el ministerio, pero la persona que lo pide no tiene ningún interés en la calidad de la traducción, entonces el precio será el factor determinante para elegir a un traductor.

Empresa. La empresa puede necesitar una traducción también para entender internamente un escrito o para presentarse ante un proyecto. Según los casos y las inversiones, el precio puede ser determinante o no. Pero las empresas pueden solicitar traducciones para dar valor añadido a su producto. Traducciones para vender su producto en un mercado, para explicar su funcionamiento, o para comercializarlo traducido. Este último es el caso de este editor que quiere publicar los libros en español (el texto original en inglés). En este caso en concreto la traducción es un 50% del éxito del producto. El contenido es muy importante, por supuesto, pero hacerlo comprensible, accesible y bien redactado es lo que va a conseguir que te lean. El mismo editor estaba de acuerdo conmigo en esto.

Os voy a poner un ejemplo muy parecido al que me puso el editor (me confesó que estaba descontento con su traductor barato). Cogido al azar en un libro.

¿No es ésta una pretensión poco razonable?

Y el lector en español tiene que pensar A ver, ¿le parece razonable o no? Porque en inglés la doble negativa es automáticamente una afirmación, pero en español siempre nos quedamos con dudas… Es una edición muy antigua, así que no voy a decir nada de pretensión…

En fin, en el caso del ejemplo el traductor tradujo pero no se preocupó en hacer el texto más comprensible, más fácil de leer, en definitiva de acercarlo a sus lectores. ¿Qué pasa? Cinco como este y se te quitan las ganas de seguir leyendo. Dejo aparte problemas de traducción literaria, hablo de textos no literarios. ¿Qué le puede pasar a un editor con un libro mal traducido? Que aunque el tema sea muy interesante, no se recomiende, porque es pesado de leer, y el boca a boca es uno de los mejores métodos de ventas de libros en este país…

Así que recuerda, cuando contrates una traducción, piensa bien si vas a sacar provecho de ella (ya sea porque ayuda a vender tu producto, o lo explica, o hace que tenga valor como en el caso de las traducciones de libros). Si la respuesta es sí, contrata siempre profesionales. Una traducción buena o mala es la diferencia entre que tu producto siga aumentando valor o pierda el que tenía.

¡Feliz día del libro a todos!

¿Quieres recibir más información? ¡Suscríbete a nuestra newsletter! Tiene grandes ventajas:

  • Enviaremos emails como máximo una vez al mes
  • Resumiremos los posts que más aceptación han tenido en ese periodo
  • Puedes definir qué información quieres que te enviemos
  • Nunca compartiremos tus datos con terceros y te puedes dar de baja cuando desees

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s